miércoles, febrero 27, 2008

Dale luz al instante

"Estoy entusiasmado con tu corazón,
todos los días así,
toda mi vida...
Estoy iluminado con tu sencillez,
todos los días amor,
toda la vida...

Dale luz al instante...
tal vez no te arrepentirás...
Dale luz al instante...
y que el cielo le responda al mar...
Dale luz al instante...
y es que nunca nunca te arrepentirás...

Estoy entusiasmado con tu río de amor,
es una fuerza que une mi destino
¿cómo haré para encantarte con la canción,
que es un anhelo que dura,
lo que una brisa?

Solo dale luz al instante,
nunca te arrepentirás...
Dale luz al instante...
y que el cielo le responda al mar...
dale luz, luz, luz...
y es que nunca te arrepentirás,
dale luz, luz, luz..."

(Spinetta, fragmento. Del disco Pan. Escuchalo, es sencillamente hermosa)

Ven Vení

Estoy despierto y se apaga la ciudad
la lluvia flota en una llama sin razón
acaso estén abiertos todos esos nardos
me pregunto si habré llegado hasta tu amor.

Hoy quedo el temor atrás, ven a mi, vení, vení, vení...

La radio zumba y está inquieto el locutor
el cielo arrecia platónico es tu azul
se oye una rana que gime a la distancia
será que todo es tan absurdo si no estás?

Hoy quedo el temor atrás, ven hasta mi, vení, vení, vení...

Sólo quiero ser la nube
que propicie tu lluvia...

(Spinetta y yo, de noche, con lluvia, en Teodelina. Adaptación libre)

Amadeo dixit

Dijo Amadeo: "Mamá... por qué si Dios es tannn bueno inventó los jejenes???"
Abarajala Ratzinger, Benedicto o como corno quieras ponerte de nombre. La frase de un niño de 4 años tiró a la mierda más de 2000 años de mentiras. Y no me vengas con eso del "libre albedrío" porque Amadeo no "quizo", "deseó", "optó" ni "eligió" que lo piquen los putos jejenes del orto, ni las rochas ardientes que le dejan a su pielcita hermosa. Si Cristo no hubiese resucitado se estaría revolcando en el sepulcro mirá...
Sabelo viejo nazi, estás perdido.... las nuevas generaciones no van a creer tus pelotudeces... hacete cargo.

sábado, febrero 23, 2008

A mi también me encanta Amélie


La foto es de la pared de mi dormitorio. Hace ya muchos años conseguí el afiche de la película gracias al Lalo Comba que administraba el cine de mi pueblo y me lo regaló. Es una de las películas más inteligentes que vi en mi vida. Sí, puede decirse que es una comedia romántica pero para mi es mucho más que eso. Es una forma magistral de contar el amor.
Varias veces pude implementar el método Amélie para que dos personas se encuentren. De hecho M. y B. aún disfrutan de mi despliegue para conectarlos, para hacerles despertar el interés por el otro. De vez en cuando vuelvo a verla. Es la mejor manera de seguir soñando con el amor en su forma más plena... e inteligente, claro...

miércoles, febrero 20, 2008

Una cuestión de costumbre

xx
Venga hombre, siéntese. No me mire con esa cara de nene
asustado que todavía no me comí a nadie. Sí, ya sé, es
lo único que me falta, pero bueno... hablando en serio,
relájese que yo le voy a explicar como es la mano.
Yo no sé de donde vino usted, pero acá la cosa es muy
simple: hay que dejarse llevar por lo que uno siente y
todo se hace una costumbre nomás. Sí, ya sé; estará pen-
sando que no es tan fácil, que tiene sus vueltas. No se
adelante a los hechos, hágame caso. Acá si hay alguien
que la sabe lunga, ese soy yo; y créame, no me va nada
mal. Es más, estoy como en el paraíso.
Le confieso que yo, así como me ve, soy un mujeriego em-
pedernido. Sí, sí, no se asuste, dije mujeriego. Y qué?.
Acaso no hay tipos que han torturado minas... o las venden.
Bueno yo todo lo contrario, yo las quiero a todas, para que
le voy a andar con vueltas mire...
No me va a decir ahora que un joven como usted es de esos
moralistas puritanos que tanto molestan. Eso déjelo para
gente de mi edad, che!, que queda mejor. Aunque yo de mora-
lista no tengo un poro. A mí las mujeres me vuelven loco,
y más si son fiesteras. Porque a mí me gusta que la mina
grite en la cama, que quiere que le diga. A esas que parece
que uno esta con un poste les hago la cruz y nunca más. Por
que se asombra?. Acaso está tan mal un poco de ruido de
fémina... pero guarda, eso no quiere decir que no sea un
tipo romántico o mimoso, por favor... Cuando yo estoy con
una jermu la trato como un duque inglés, un señorito soy,
y le confieso: la mayoría de las mujeres con las que estu-
ve me llaman “gatito”. Sí, aunque se guarde la risa, yo sé
que es cómico pero se lo cuento para que no se piense que
soy un tipo violento, o un pervertido de esos que andan por
ahí que, si fuera por mí, hay que matarlos a todos.
Aunque la verdad, entre nosotros, me encanta atarlas a los
parantes de la cama y volverlas locas, hacerle cosquillas
despacito, soplarle en la orejita... hay que ver como se
retuercen las guachas... si habré tenido fiestas..!
Sabe como hago, escuche que esto no falla. Yo primero pren-
do las velas... esas que ve ahí, después con un par de sogas
como la que tiene usted, le ato las muñecas a los parantes y
pongo música gregoriana de fondo para crear un clima medieval.
No sabe como se ponen ! Y ni hablar cuando, después de vendar-
les los ojos, les vuelco vino en el pecho y lo absorbo lenta-
mente mientras las muerdo despacito. Usted me preguntará por
el vino... y que quiere, es lo único que tengo... pero es de
primera eh!, yo para hacerla, la hago bien. Algunas veces prac-
tico el jueguito del hielo, el de la película de Kim Bassin-
ger vió, pero ya está muy quemado. Yo prefiero innovar. Ser
un creador, un vanguardista.
Por ejemplo, me excita terriblemente cuando tienen un cru-
cifijo colgado. La imagen del Cristo sobre un pecho femenino
desnudo es algo que me quiebra el mate. Ojo!, yo al Cristo lo
respeto!, no se vaya a creer que tengo alguna perversión mís-
tica o algo así... nada que ver...pero verlo entre dos senos
es supremo realmente. Y a ellas también les gusta esa imagen
media pagana del crucifijo. Ah!, no se imagina como vibran
cuando uno las pincha suavemente con la cadenita y va incre-
mentando lentamente la presión. Resulta increíble pero algu-
nas lo usan solamente cuando saben que van a estar conmigo,
se da cuenta..!
Eso sí, las mejores son las pendejas. Y, se creen que uno
es un ser distinto o no sé que película se comen. Será la
edad, pero se deliran totalmente cuando uno les habla en
otro idioma al oído. Por eso yo siempre digo que los es-
tudios en la vida son importantes, que joder! Un tipo cul-
tivado tiene siempre más armas de seducción que un burro.
Y no importa lo que estudie, usted aprenda que después al-
guna utilidad le va a encontrar. Míreme a mí, que iba a pen-
sar yo que el latín me daría tantas satisfacciones. Aparte a
las guachas no les importa nada. Vienen y le cuentan a uno
sus cosas como si uno fuera de madera !. Que les gusta és-
te, que las apretó aquel, que se encamaron con el otro que
encima está casado, que están insatisfechas con su pareja,
y yo ahí mismo me las encaro de frente march. Una me dijo
una vez que quería tener su primera experiencia sexual pero
tenía miedo a que su novio pensara que no servía por inexper-
ta, así que ahí nomás me ofrecí para explicarle y sabe que me
contesto la muy perra: que además de oír mis charlas quería
practicar conmigo para agarrar training!, así sabría que ha-
cer cuando estuviera encamada... que carne, por Dios!, le
juro que casi me muero cuando me lo propuso... quince años,
virgen, suavecita y con ganas de aprender, que es lo mejor.
Todavía me parece verla pidiéndome que le haga las cosas más
raras que se me ocurriesen. La pasamos tan bien mire, que de
vez en cuando me visita. Y... uno se encariña... Pero no to-
das son así, ojo, eso sería tocar el cielo...La mayor parte,
primero se hacen las desentendidas y hasta se enojan y me
tratan como a un degenerado, pero después voy por la calle y
me miran como para matarme ahí nomás. Pero yo ni bola. Las
saludo haciéndome el distraído, no sea cosa que alguno se
avive; de paso les labura la histeria. Y le digo: de noche
seguro fantasean conmigo, seguro...
Por su mirada veo que no comprende mucho. Que pasa?, no me
cree?, o quiere saber como enganchar a las señoras de su casa?,
quiere saber como voltearse una de esas veteranas que están
un camión?, la historia es otra, como se imaginará. Le expli-
plico: yo cuando estoy laburando, porque esto aunque algunos
digan que es una vocación es un laburo, viejo. Porque para
estar acá uno se preparó mucho, y además el horario es sa-
crosanto y hay que cumplirlo aunque caigan ladrillos de pun-
ta, que embromar..., bueno, como le iba diciendo, yo cuando
laburo, primero ni les dirijo la mirada, después empiezo a
marquetear, como dicen los pibes, y voy seleccionando la
mercadería. El momento crucial es cuando se acercan. La que
lo mira firme a los ojos es boleta segura. Se lo digo con
conocimiento de causa porque cuando yo empecé, que tenía su
edad, ...no... era un poco más pibe, a mí me agarro otro y
me explicó igual que yo se lo explico a usted y yo tampoco le
creía un soto.
Ya va a ver pibe que lo que le digo es cierto cuando empie-
cen a mirarlo de lejos y, de a poco, empiecen a visitarlo
"para charlar un rato" como ellas dicen. Turras!, son todas
turras...!!!
Pero bueno, tranquilícese y vaya a cambiarse que yo lo es-
pero en el altar así me ayuda a dar la misa y se convence de
lo que le digo. Todo es cuestión de costumbre, mi viejo!.
xx

martes, febrero 19, 2008

Iluminando mis noches


Como encontrando una perla,
suave, distinta,
que advierte volar,
entre tantos anfibios.
Así te miro...

Como sintiendo las notas
de una dulce melodía,
que es armonía
entre tanto ruido.
Así te percibo...

Como un elixir sagrado
contra todos los males de esta vida
que acontece fuerzas,
entre tantos golpes.
Así te vivo...

Como nacida del sol.
Brillando,
aunque estés dormida.
Para iluminar mis noches,
trato de hacerte mía...

jueves, febrero 14, 2008

El mejor de los presagios


Verte una vez y saber
que sólo importa tu cauce,
tu dúctil presunción ambigua.


Sentirte cerca,
ansiando tus pupilas de mañanas,
y la cintura de tu curva
entre los labios.


Animarse a despegar
y no estar solos.
Con madrugadas de colores.
Y futuro cierto.


Y lanzarme a la aventura
de extrañar siempre, en las tardes,
toda tu ilusión.


Estas ahí.

Bai
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxlan
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxdo...

Como el mejor de los presagios.

jueves, febrero 07, 2008

Mujeres

En la Ciudad de los Pibes sin Alma hay cuatro mujeres solas. Cuatro mujeres a gusto y extremadamente solas. Hay una quinta mujer pero todavía no es preciso que aparezca. En la Ciudad de los Pibes sin Alma no saben puntualmente de sus existencias pero están en cada sitio acechando a sus mal llamadas presas. Esperando el momento exacto para la cacería.

Una de ellas es la Chica Bengala. La Chica Bengala ama a Dalí, es completamente nocturna y con voz de saxo barítono. Una chica Bukowsky, de esas que se usan ahora, para saborear de golpe. La Chica Bengala a veces se corta un poco para que la sangre le recuerde el estar viva y sus antebrazos llevan inscripciones. Toca la guitarra mejor que Dylan y tiene el pavoroso don de que todos los que la besan, luego de alejarse de ella, vomitan aunque nada hayan ingerido. Es una mujer capaz de morir en un recital redondo y hace de las drogas una cuestión de amigos. Dicen los más cercanos a ella que la Chica Bengala tuvo varias muertes pero resucitó gracias a una canción, que tiene dos letras simultáneas, que le escribieron en una noche de mayo y ella siempre recuerda. Sólo una vez se la vio reír y en ese instante todo se quebró.

Otra, es la Mujer de las Melodías Continuas. De una belleza incalculable, a pesar de su gesto adusto crónico y letal, la Mujer de las Melodías Continuas suele componer canciones en su guitarra azul cuyas melodías nunca terminan.Y se van envolviendo unas a otras y así logra atrapar poco a poco a sus víctimas. Generalmente no les habla, sólo las seduce con su misterio, con su mirada y su pelo atado sobre la cabeza. La Mujer de las Melodías Continuas tuvo tan sólo un hombre que pudo calmarla hasta que renunció a ella y hoy se lo ve por la Ciudad de los Pibes sin Alma vagando sin rumbo y aletargado. Cuesta creerle a esta mujer cuando su boca sonríe y los fines de semana siempre se va sola como cuidando algún temor. Sin embargo, algunos se animan a decir que esta mujer es buena, aunque no se acercan para comprobarlo.

La tercera, es la Madre de Todos los Niños. De una inocencia insalubre contamina los lugares que transita con su pureza. La Madre de Todos los Niños tiene la mirada mas luminosa del planeta y acorrala con su vasto cabello rizado. Suele pasar tardes enteras al borde del río y cada vez que se baña en él los peces se fortalecen y derrotan poluciones. Sabe reír y llorar al mismo tiempo y, como si fuera poco, emana una eterna confianza. Esa es su mejor arma y se cree que jamás estará sola demasiado tiempo. Y aunque se puede escapar de ella, en la Ciudad de los Pibes sin Alma, sólo una persona conoce la forma de lograrlo pero no le es posible revelarla ya que no existen palabras para describir el contrahechizo.

Por último, queda la Morocha Inesperada. En la Ciudad de los Pibes sin Alma la Morocha Inesperada puede disfrazarse de ingenua y dejar que la destruyan y al instante soltar su descarga y pulverizar cualquier alma por degradable que sea. Generalmente tiende a destruirse sola y no hay promesa capaz de revertir este destino. Ella ama y amará siempre al mismo hombre y el no ser correspondida la lleva a estar con quien sea que le atraiga. Pero la Morocha Inesperada tiene un disfrutar fugaz e instantáneo para luego volver a su estado habitual de espera. Una espera que a pesar de los hechos no la desanima.


Este es un relato inconcluso. Podés continuarlo como quieras. Te identificas con alguna?. Conocés a alguien así ?? (Saludos a Fresan)

viernes, febrero 01, 2008

Empacho

Estoy empachado.
Encima Doña Elisa, la curandera de la familia, se retiró hace un tiempo porque está muy viejita la pobre...
Ni siquiera conozco quien que sepa tirar el cuerito.
Si alguien me puede curar a distancia estaré super agradecido!!!
Beeerp... sorry.

Allá en el alma

Duele

Allá en el alma,

que parece tan distante...

En ese lugarcito,

bien adentro,

que ayer estaba tan hermoso.

Y las horas son sin hadas,

Y cuelga en el aire

ese placer perdido

Y la vida se desangra

en pedacitos tuyos.

Y vuelvo a ser

un triste ser ausente...

Y no recuerdo

cómo fui antes,

sin tu amor.